Ganando enfoque

Photo by Paul Skorupskas on Unsplash

Una de las principales lecciones que he aprendido en los últimos meses es lo importante que es el enfoque en todo lo que hacemos. El enfoque es la acción básica de nuestra consciencia para tratar con la realidad. Y eso es tanto para percibir y pensar sobre la realidad como para actuar en ella. Es un estado activo dirigido a un objetivo de nuestra mente.

Como lo entiendo, enfoque, en el ámbito de la acción, para un individuo o una institución, significa elegir un objetivo claramente definido, y delimitarlo bien a las actividades esenciales que va a requerir alcanzarlo y eliminar sin excepción lo que no es esencial para alcanzar ese objetivo. Es el principio por el que Steve Jobs eliminó el 70% de los productos que Apple estaba produciendo cuando volvió a la compañía en 1997 para construir el enfoque en «Crear tecnología bella que las personas aman usar». Y también el principio por el que Michael Jordan hacía tres sesiones de entrenamiento al día con el objetivo de «mejorar en la cancha».

Steve Jobs decía que enfoque significa decir «no». Como también lo explica Alex Epstein, decir «no» a las cosas que no son esenciales para nuestro objetivo es decir «sí» a las cosas que sí son esenciales para nuestro objetivo. Debo admitir que hasta hace unos meses yo tenía algo de miedo a la idea de empezarle a decir «no» a las cosas que no encajaban exactamente con la visión de mi carrera que tengo para los próximos años.

Pero eso empezó a cambiar hace unos meses. Este año reinicié por un par de meses las actividades de El Nuevo Intelectual (ENI) (una comunidad de discusión de arte y filosofía). Pero después de un tiempo me di cuenta de que necesitaba repensar mi estrategia para generar el impacto que quería lograr con esas actividades, que sí veía como alineado con mi propósito más general, pero que no estaba seguro que iba a ser esencial para avanzarlo. Así que puse las actividades de ENI en pausa. Y es el mismo punto al que he llegado con mis funciones en el Ayn Rand Center Latin America (ARCLA), sólo que con una decisión más definitiva.

Mi trabajo en el ARCLA es un trabajo muy importante para mí y estoy muy orgulloso por las cosas que logramos como parte del equipo. Pero he llegado a la etapa en la que necesito reunir mis recursos y mis energías para invertirlas en las actividades esenciales para el propósito por el que quiero trabajar, el problema que más quiero resolver.

Esta semana estoy finalizando mi período de transición para dejar de forma definitiva mi posición permanente como coordinador de proyectos ya en agosto. Es una sensación algo agridulce la que siento de tomar esta decisión, pero es una que cada vez crecía como la decisión obvia y natural que tomar para mí frente a las nuevas oportunidades y avances que esto haciendo en mi carrera productiva orientada hacia mi propósito.

Así que estoy feliz de dar este paso y a entrar de lleno al nuevo y último semestre de universidad y a lanzar mi carrera como constructor e implementador de programas de aprendizaje en los que los estudiantes cultivan poderes y hábitos mentales para vivir una vida floreciente.

Mantente en contacto

Suscríbete a mi newsletter para recibir cada domingo reflexiones trabajo introduciendo a niños a la literatura, reflexiones sobre mi aprendizaje y recomendaciones para nutrir tu curiosidad.

Por qué estoy empezando una newsletter semanal

Mi propósito para esta newsletter es, en lo más general, compartir lo más significativo de mi aprendizaje para inspirar y acompañar a otros en el suyo.

¿Cómo planeo hacerlo?

Cada domingo estaré compartiendo sobre cómo y por qué estoy guiando a estudiantes a inspirarse y a reflexionar con grandes obras de literatura, los aprendizajes más significativos que gano en mi propio aprendizaje y desarrollo de carrera, y recomendaciones de contenido que me fascina y que espero pueda alimentar la curiosidad de quienes me leen.

Como ya sabes, ya tengo mis primeros programas educativos en marcha y aquí también quiero compartirte sobre lo que estoy aprendiendo en el proceso de creación de estos programas desde la perspectiva pedagógica, literaria-estética, filosófica y de negocios. También te mantendré al tanto de las ofertas para participar en estas experiencias de aprendizaje cuando las hayan.

A mí me gusta definirme como un «pursuer of learning» (usando el término de Michael Oakeshott). Alguien que está constantemente buscando experiencias para expandir las capacidades y hábitos humanos que nos conducen a una vida floreciente, especialmente aquellos que tienen que ver con la mente. Así que espera mis reflexiones sobre cómo estoy buscando y manteniendo ese aprendizaje constante y mis recomendaciones de contenido en podcasts, videos, artículos o libros que pueden alimentar y expandir nuestro aprendizaje y curiosidad por la vida y el universo.

Este es un proyecto que planeo llevar por por lo menos 52 semanas, un año. Estoy emocionado por seguir explorando y compartiendo todo este aprendizaje fascinante y que expande nuestras vidas. ¿Me acompañas?

Cuidado con el hilo mágico

Esta semana empecé mi primera tutoría de literatura para niños leyendo y discutiendo con mi estudiante, un fascinado y sonriente niño de diez años, una de mis historias para niños favoritas. Después de una sesión de prueba exitosa con él hace dos semanas, en esta segunda oportunidad que tuvimos para explorar literatura juntos, lo encontré con más confianza buscar respuestas a preguntas difíciles, fascinándose por nuevas reflexiones sobre la vida, y genuinamente interesado por relacionarlas con su propia vida y acciones. Tuvimos una discusión que fue fascinante para ambos y que dio a él una perspectiva nueva sobre sus acciones y la forma en la que pasa su tiempo. En este artículo contaré sobre esa experiencia para ilustrar una de las formas en las que la literatura tiene el poder de iluminar nuestras acciones y actitudes a nosotros mismos para vivir una vida más intencional y de significado.

Nuestras clases empiezan con él eligiendo qué historia leer dentro de un número limitado de opciones que le presento. Esta vez, él eligió una historia anónima francesa llamada «El hilo mágico». La historia cuenta la vida de un niño «fuerte y capaz» pero impaciente e inquieto llamado Peter. Un día, a él le ofrecen una bola de hilo mágico con el que puede hacer pasar horas como si fueran segundos con un tirón del hilo. Sin dudarlo, Peter lo acepta y empieza a usarlo cada vez que se enfrenta a situaciones incómodas o difíciles y para saltarse años completos para evitar la espera de etapas avanzadas de su vida. En sus años de vejez abandonado por sus hijos y debilitándose cada vez más, se lamenta que su vida pasó tan rápido y sin haber vivido los tiempos buenos ni malos.

Con preguntas cuidadosamente formuladas que no daban lugar a respuestas de «sí» y «no», sino más bien preguntas abiertas tratando ideas para su nivel, mi estudiante se enfrentó al reto de pensar sobre las consecuencias de las acciones de Peter, sobre el significado de esos sucesos para la trama, y sobre situaciones similares por las que él mismo ha pasado en su vida.

Uno de mis momentos favoritos de la clase fue la discusión que tuvimos sobre cómo nosotros podemos también caer en el error de Peter de evadir o de apagar nuestra mente ante incomodidad o en tiempo que podríamos usar para vivir la vida al máximo. A continuación la recuento.

La discusión surgió con él al encontrar una contradicción entre sus acciones y su pensamiento cuando llegó a la implicación de una de las ideas importantes de la historia que había entendido.

Al terminar de leer la historia, yo le pregunté si él recibiría la bola de hilo como Peter lo hizo. Su respuesta fue una respuesta firme de que él no la recibiría. No la recibiría, me explicaba el, porque con la compañía de personas cercanas, los tiempos tristes se pueden superar, y porque «¡¿quién se salta sus cumpleaños?!» «¡Qué fea vida!» juzga él que sería una vida en la que nos saltemos esos tiempos buenos y malos.

Tratando de dirigir su atención a cómo la situación de Peter puede ser relevante para su propia experiencia de la vida, yo le pregunté: ¿piensas tú que hay formas en las que nosotros podríamos estar teniendo la actitud de Peter aún no teniendo el hilo mágico? ¿Has pasado alguna vez el tiempo distrayéndote e ignorando lo que pasa a tu alrededor? A lo que me respondió «uuh, muchas veces». «¿En qué momentos te ha pasado eso?», proseguí yo, buscando construir más con el entendimiento que estaba ganando. «Cuando estoy en la tablet y pasa volando el tiempo.» En este punto yo le sugerí que la tablet funcionaba como su propio hilo mágico, una conexión que yo no tenía idea de que iba a surgir y que nunca se me había ocurrido antes. A lo que él asintió estando de acuerdo. En ese momento le recordé la conclusión a la que habíamos llegado sobre lo fea e indeseable que sería una vida como la de Peter usando el hilo mágico. Una vida que me dijo que él «no, no, no, no, no, no, no, no, no» querría vivir. Entonces yo le cuestioné: «esa no es una vida que tú querrías vivir. Tú no aceptarías el hilo mágico. Pero, ¿la tablet es un hilo mágico? Tú me dijiste que lo es.» Después de unos balbuceos y unos segundos de silencio, levantó su mirada hacia la mía y susurró, en asombro, «me explotaste la mente». A lo que siguió, explicando, «O sea, no quiero el hilo de la tablet pero mi hilo… mi hilo… es la tablet, y yo no quiero el hilo…. Eso significa que… [con una voz de asombro] ¡yo no aceptaría la tablet!» Después de unas expresiones de alarma y de sorpresa, anunció la otra implicación, «¡Eso significa que a mí sí me gusta el hilo mágico!» [y más expresiones de asombro]. A partir de ahí discutimos formas en las que nosotros podíamos usar menos las cosas que funcionan como nuestro hilo mágico y que nos impiden vivir vidas de actividad, de aprendizaje y de búsqueda de valores. Acordamos que la próxima vez que nos viéramos, nos contaríamos las veces en las que usamos el hilo mágico, pero con el fin de acudir cada vez menos a tirar del hilo disfrutar y aprovechar al máximo nuestro tiempo de vida.

Este es el poder de la literatura en acción. La historia de Peter le dio a mi estudiante una nueva perspectiva por la cual examinar sus acciones y la forma en la que pasa su tiempo. Lo despierta a una realidad en la que cada minuto de nuestro tiempo es valioso y que no debemos desperdiciar en distracciones que nos anestesian del dolor que nos empuja a crecer o de la alegría que viene de la actividad de lograr y aprender, todo lo cual llena de significado nuestra vida y la hace digna de vivirse.

Después de nuestra clase, tanto mi estudiante como yo, queremos dejar de tirar del hilo mágico y empujar nuestro cuerpo y nuestra mente a la actividad de explorar, aprender y vivir.

Mantente en contacto

Suscríbete a mi newsletter para recibir cada domingo reflexiones trabajo introduciendo a niños a la literatura, reflexiones sobre mi aprendizaje y recomendaciones para nutrir tu curiosidad.

El problema que más quiero resolver (2021)

El problema que más quiero resolver es que no existen programas educativos que inicien consistentemente a los niños y adolescentes en los poderes y hábitos mentales que necesitamos para vivir una vida floreciente como seres humanos.

Acompáñame en este video (24 minutos) donde hablo sobre dos episodios de mi vida que transformaron la forma que veía el mundo y la forma en la que yo aprendía y que son el orígen de por qué este es el problema que más quiero resolver:

¿Has visto o experimentado tú la mirada de la que habla Ayn Rand? ¿Cuál ha sido la experiencia de aprendizaje más significativa y especial que has tenido en tu vida? ¡Compártelo en los comentarios!

Suscríbete a mi canal para videos semanales donde compartiré sobre lo que aprendo sobre la filosofía de la educación, las Artes Liberales, literatura clásica y la filosofía de Objetivismo desarrollada por Ayn Rand. ¡Nos vemos pronto!


Este video fue inspirado por el primer episodio de The Human Flourishing Project de Alex Epstein. Escucha el episodio aquí:

Citas

Te pediré que proyectes la mirada en la cara de un niño cuando comprende la respuesta a algún problema que ha estado esforzándose por entender. Es una mirada radiante de alegría, de liberación, casi de triunfo, que es desinhibida, pero asertiva, y su brillo parece propagarse en dos direcciones: hacia fuera, como una iluminación al mundo —y hacia dentro, como la primera chispa de lo que se convertirá en el fuego de un orgullo merecido.
Si tú has visto esa mirada, o la has experimentado, tú sabes que si existe tal concepto como el de “sagrado” —que significa: lo mejor, lo más alto posible para el hombre— esa mirada es lo sagrado, lo que no se debe traicionar, lo que no se debe sacrificar por nada ni por nadie.

—Ayn Rand, Capitalismo: El Ideal Desconocido, «Réquiem por el Hombre»

“¿Qué es la grandeza? Yo responderé: es la capacidad de vivir según los tres valores fundamentales de John Galt: razón, propósito, autoestima”.

—Ayn Rand (Entrevista con Playboy, 1964)

#Favoritos: The Last Dance

Hoy vi el séptimo episodio de The Last Dance. La serie me está gustando mucho más de lo que me esperaba.

En este episodio, hacia le final, tratan sobre lo duro que era Jordan con sus compañeros en los entrenamientos y en los juegos. Y en un ponto, él dice una de las líneas que me parecen más significativas:

I wanted to win, but I wanted them to win and be a part of that as well.

Michael Jordan

Jordan veía el empujar a sus compañeros a ser mejores, con la dureza que ello conllevaba, como algo necesario para que ellos pudieran ser parte de esa victoria que él quería para él pero que sólo podía venir como parte de la victoria del equipo completo. Y, como lo dice él, nunca le pedía a los demás cosas que él no había logrado antes.

Un testimonio de su entrega y la profunda importancia que esa forma de jugar, junto con la mentalidad que conlleva, para Jordan es la escena final de este episodio en la que afirma «That’s how I played the game. That was my mentality. If you don’t wanna play that way, don’t play that way.» y con lágrimas juntándose en sus ojos al decir esas últimas palabras.

Mi meta para Noviembre

A inicios de año, me propuse, en mi 2020 Reading Challenge de Goodreads, de leer 64 libros. Por mi falta de planificación y de disciplina, a la fecha he llegado casi a la mitad de ese número de libros. Pensando en si disminuir ese número o si retarme a leer los 33 libros que me quedan para llegar a la meta, llegué a una resolución.

La decisión que tomé es la de retarme a leer esos 33 libros y llegar a mi meta inicial; empezando con 12 libros en este mes. Yo sé que esto significará para mí leer los libros que lea rápidamente. Pero la razón por la que lo voy a hacer es porque estoy convencido de que avanzar lo más que pueda con mi lista de «Want to Read» de Goodreads (que a la fecha está conformada de más de 800 libros), me va a significar enorme valor para la carrera intelectual que persigo. Pero también estoy convencido de la importancia de aprovechar bien todo el valor que pueda sacar de los libros. Y una buena parte de esto, para mí va a ser leer esos valiosos libros dos veces o más.

Entonces parte de la razón por la que voy a leer todos estos libros en los próximos dos meses tan rápido es en darles una primera leída rápida para después regresar a ellos con una lectura más cuidadosa; y también, incidentalmente, para decidir si una segunda lectura merecería la pena.

En este punto de mi vida, cada día que pasa tengo más claridad sobre el tipo de cosas que me gustan y el tipo de cosas en los que puedo aprovechar mis fortalezas para expandir mis capacidades. Apenas hoy se me ocurrió una de las ideas más importantes que he tenido en meses (y no son pocas las que he tenido tan emocionantes así este año), y así, tengo más claridad sobre el tipo de libros que necesito leer de acuerdo con las metas que me propongo. Así que con toda confianza y determinación, voy a tomar los libros que más me vayan a ayudar en mi aprendizaje. Así que, como lo mencioné, este mes mi meta será leer, por lo menos 12 libros. Y eso me va a acercar más a mi meta, para dejar un mayor número de libros para diciembre cuando tendré más tiempo para leer, ya habiendo terminado el ciclo escolar del 2020. ¡Esto es emocionante!

-Deutsche Grammophon- en Spotify

Este mes hice un hallazgo que me ha traído muchísimo gusto hacer ahora que estoy profundizando en mi apreciación de la música, especialmente la música clásica.

Ese hallazgo fue el perfil de Spotify del legendario sello discográfico fundado en 1989 (ahora parte de Universal Music Group), Deutsche Grammophon. Esta es, de hecho la compañía discográfica más antigua establecida. Y se concentra, desde su fundación, en la grabación y distribución de música clásica.

Este fue un hallazgo maravilloso para mí porque en su perfil tienen más de 140 listas de reproducción con música clásica curada por expertos del arte. Y esto me ha dado la oportunidad de tener una dirección muy buena en mi exploración de música clásica guiándome por compositores, intérpretes y una variedad de otros criterios de clasificación muy útiles para navegar el océano de grabaciones existentes de música clásica.

Y el tener esa riqueza de librerías curadas de música clásica de la mejor calidad por una fuente autoritativa de este arte de uno de los medios más propicios para hacerlo disponible como es Spotify, es un privilegio que tenemos del que los amantes de la música clásica hace un siglo no hubieran podido, probablemente, ni siquiera soñar.

El encontrar estas listas de reproducción me ha llenado de alegría y de gratitud estos últimos días y espero que más personas puedan aprovechar esta magnífica riqueza como son este tipo de librerías: https://open.spotify.com/user/deutschegrammophon

Documental: «Commanding Heights»

Esta semana empecé a ver un documental de tres partes llamado «Commanding Heights: The Battle for the Economic World». El documental trata sobre la batalla de ideas entre las perspectivas del libre mercado y el control gubernamental de la economía. El documental toma el título del término que Lenin usó para referirse a sectores muy importantes de la economía de un país como las «commanding heights» (sectores clave) de la economía.

Por ahora he visto sólo la primera parte. Y me pareció muy interesante, especialmente el relato de los hechos históricos en los que se manifestaba ese debate de ideas.

El documental completo se puede encontrar en YouTube, dividido en tres partes.

Episodio recomendado: «Bookending your day»

Recientemente leí La Autobiografía de Benjamin Franklin. Una de las cosas que me parecieron más interesantes fue el sistema que él ideó para mejorar su carácter personal. En resumen, lo que él hacía es: tomar las virtudes que él quería cultivar en su carácter, asignar cada virtud a una semana, y al final de cada día, recontar las veces en las que falló en practicar la virtud que le correspondía vigilar en esa semana. Así, semana por semana, desarrollaba más vigilancia por cada virtud, enfocándose en una a la vez, para desarrollar el carácter que él eligió cultivar.

Hace unos días también escuché un episodio del podcast «Philosophy for Flourishing» de Objective Standard Institute (OSI) en el que discuten un sistema con un fin similar al sistema de Franklin que es el de mejorar uno su carácter mediante una vigilancia diaria a las acciones de uno.

Recomiendo ávidamente la lectura de La Autobiografía de Benjamin Franklin y también el podcast de OSI para explorar más sobre estas geniales herramientas.

Recomendación: The Write of Passage Podcast

Hace tiempo, cuando inicié una nueva iteración de mi proyecto de escribir todos los días en el presente blog, escuché este podcast para estimular mi pensamiento sobre la utilidad de llevar a cabo dicho proyecto.

El podcast es «The Write of Passage Podcast» por David Perell, un escritor y emprendedor en internet. Los episodios son cortos, generalmente por debajo de 5 minutos. Y está lleno de buenas ideas y de consejos prácticos sobre formas de abordar la escritura en internet, y de crear contenido en general.

Se consume rápidamente y está dividido en secciones lo suficientemente cortas para escucharlas cómodamente en una caminata o mientras se realiza una tarea que permita concentración mental en una adicional.

Escúchalo aquí:

Briefly on «Shane»

ShaneShane by Jack Schaefer
My rating: 5 of 5 stars

«And he was Shane.»

I can hardly find the words to describe how beautiful this novel is.
It is a masterfully integrated story, a remarkable example of unity in a work of art.

View all my reviews

Andrew Bernstein was the one who motivated me to read this amazing work of literature. He says that Shane is about the virtue of hero/worshipping; and I agree fully with that. By that fact, Shane is now one of my favorite novels.

Check out the 8 minutes discussion Andrew delivers on Shane in a talk on heroes of literature:


Listen, Bob. A gun is just a tool. No better and no worse than any other tool, a shovel—or an axe or a saddle or a stove or anything. Think of it always that way. A gun is as good—and as bad—as the man who carries it. Remember that.

Shane

Ben Bayer sobre «La rebelión de Atlas» como una novela Romántica

Hoy vi una charla muy instructiva en cuanto a qué es una novela romántica por Ben Bayer del Ayn Rand Institute.

En realidad, la charla es sobre cómo una novela específica, La rebelión de Atlas, es romántica, pero yo encontré el principal valor para mí en el análisis de Ben de «Atlas» como ejemplificando qué es y cómo luce una novela romántica.

Esto es particularmente interesante para mí porque me estoy embarcando en una exploración más amplia de literatura en este punto del año. Hoy leí la mitad de «Shane» de Jack Schaeffer y me está encantando. Y el análisis de Ben va a ser muy útil en darme las herramientas para analizar esta y las demás obras que lea.

La charla de Ben es muy recomendable y estimulante:

Reflection upon re-reading «ITOE»

Introduction to Objectivist Epistemology by Ayn Rand

My rating: 5 of 5 stars


The ideas in this book saved me, from the misticism that dominated all my thinking in my short lifetime, when I was 17. At that time, I only adopted a couple of broad convictions from the ideas in it: the conviction that my reasoning mind should be the supreme authority of my life and the promise of a descriptive and normative science to guide me in my use of my mind. The first conviction gave me the courage to take charge of my own learning and thus that of my own life as well. The second is a promise that encouraged me to undertake the exploration of my internal world and of the philosophy that would guide me in that internal exploration and growth necessary for the life I aspired to lead. And for that, I am immensely grateful to Ayn Rand and the editors.

Getting, finally, to re-read this book now was an immensely gratifying and stimulating experience. Epistemology is the most basic foundation of androgogy (the science of human learning). And now I am excited for the intellectual re-launch this book is giving me for my exploration of epistemology and theory of knowledge; to be integrated with my exploration of andragogy and of educational technologies to inform my career projects.



View all my reviews

Curso: 14 Pieces — por Inside the Score

Esta semana empecé un curso gratuito sobre aprender a escuchar música clásica llamado 14 Pieces por Oscar, del canal de YouTube Inside the Score, que sigo ávidamente.

Yo no soy completamente nuevo a escuchar música clásica. La música es la forma de arte principal que consumo; lo hago diariamente. Y la música clásica es uno de los principales géneros que disfruto. Gracias a mi mamá, yo he tenido una apreciación por la música clásica desde mi niñez. A menudo escuchábamos un programa vespertino dedicado a ese género en su radio favorita. Recuerdo que en ese programa, muy frecuentemente, incluían partes del Cascanueces de Tchaikovsky. Y yo nunca me aburría. Esa era mi obra favorita hasta mi adolescencia.

Y los últimos años, gracias a mi exploración más profunda de la rama de la estética de la filosofía, me he puesto a explorar la música clásica y he llegado desarrollar preferencias específicas mías. Y este paso hacia profundizar un poco más en mi capacidad de apreciar la música clásica era justo lo que me faltaba a mí para disfrutarla aún más. Y este curso está siendo una excelente fuente para ello.

El curso es bastante al punto. La primera hora es una discusión de los aspectos fundamentales de la apreciación de la música, y el resto es una especie de «companion» musical por 14 piezas de música clásica seleccionadas por el instructor. Yo estoy escuchando una pieza por día y voy por la cuarta pieza. Aunque no he llegado a la mitad del curso, con sólo esto ya puedo afirmar que mi contemplación de la música se ha expandido.

Espero escribir más sobre lo que aprenda en este curso en el futuro. Por ahora, quiero decir que es un curso que recomendaría a cualquiera que se quiere iniciar en esta cultivación de la apreciación de la música clásica.

Inscríbete gratis aquí:

https://www.insidethescore.com//14-pieces/