Una indicación más del fracaso del sistema educativo en Guatemala

El estado del sistema educativo en Guatemala es grave. El Ministerio de Educación (MINEDUC) es el primero en reportar los datos de tales resultados de su trabajo.

Sin siquiera discutir el hecho que los mismos estándares del MINEDUC son, en muchos sentidos, erróneos (tema que ya discutiré y proveeré fuentes en futuros posts), los docentes de las escuelas oficiales no están siquiera cerca de llegar a ésos estándares mal dirigidos del gobierno:

En Guatemala el 71% de los niños inscritos en una escuela lo han hecho en una escuela oficial, es decir, del gobierno. El resto están en escuelas privadas, municipales o por cooperativas[1].

Pero según una investigación del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN)[2], en el sector oficial no se garantiza la contratación de los mejores docentes para todos esos niños. Según la investigación del CIEN, “Las pruebas realizadas a los docentes optantes a plaza muestran que tuvieron la mitad de las respuestas correctas en lectura y estrategias de enseñanza y sólo un tercio de respuestas correctas en matemática.”

Eso significa que los docentes optantes muestran resultados por debajo del mínimo esperado por el MINEDUC dentro de sus estándares. ¿Cómo esperan en el MINEDUC que esos docentes sean mínimamente competentes para la importantísima tarea que se les encomienda de la educación de los niños?

Pero la situación sólo parece quedarse estancada con poca posibilidad aparente de mejora. Como lo vemos que pasa a pesar de que cada año el gobierno destina más y más millones de quetzales del presupuesto a la educación. Y como lo indica el ya bien sabido y creciente descaro de los sindicatos por encontrar formas de evitar trabajar y más privilegios del gobierno, olvidando totalmente el rol individual que ellos deben adoptar por mejorar.

Todo esto sólo es una indicación más del fracaso del sistema educativo dirigido coercitivamente por el estado de Guatemala.

Y estos datos son sólo una indicación de la larga historia de fracaso e ineficiencia del mismo.

Una examinación más de cerca a esa historia, y considerar el estado actual de este sistema educativo nos muestra necesariamente que una reforma de raíz es necesaria para un cambio hacia mejor educación en Guatemala. Pero esa misma examinación nos haría ver la completa irracionalidad de pensar que el gobierno se debe hacer cargo de esas reformas y de implementarlas. Si investigamos seriamente, encontramos evidencia de que el gobierno no puede con tan importante institución en la sociedad

La mayoría tenemos claro las razones por la que es apropiado y necesario que el gobierno esté separado de la iglesia. Deberíamos examinar nuestras premisas filosóficas por las que eso es así, notar cómo aplican al caso de la educación, examinar objetivamente la evidencia del trabajo del gobierno en ese área, y cuestionarnos seriamente si es apropiado que el gobierno esté a cargo de la educación.

A la luz de la evidencia, es hora de plantearnos la necesidad de la separación entre estado y educación.


Fuentes:

  1. Según estadísticas del MINEDUC: http://estadistica.mineduc.gob.gt/Anuario/home.html#
  2. https://cien.org.gt/index.php/ruta-para-el-desarrollo-de-guatemala-2020-2024/#Educacion_y_Tecnologia