Recomendación: "Conexión más profunda a través del egoísmo mutuo" por Gena Gorlin

En el día de San Valentín aprovechamos para reconocer y celebrar a quienes más apreciamos, nuestros amigos y a nuestra pareja. Nos damos la oportunidad de mostrar, con nuestra propia forma de hacerlo, el cariño que les tenemos. Ello refuerza la conexión que tenemos con ellos y nos llena de alegría.

Ese día se suele señalar que aunque nos tomemos ese día específico para celebrar el amor y la amistad, esas son cosas que igualmente nos corresponde reconocer y apreciar cada día del calendario.

Por supuesto, ese es un muy buen punto que recordarnos siempre.

Pero admitiríamos que a veces damos la amistad que sostenemos con otras personas por sentada. En algún momento quienes ahora son nuestros amigos antes no lo eran. Por poco o mucho el esfuerzo que hayamos puesto en hacer amigos, ellos nos importan y no podemos dar por sentado que nuestra amistad permanecerá sin que hagamos un esfuerzo para cultivarla. Y cultivar esa amistad es mantener esa conexión que tenemos con nuestros amigos y hacerla más profunda.

Ese es el tema que Gena Gorlin, doctora en psicología, trata en su charla “Conexión más profunda a través del egoísmo mutuo”.

En su charla, Gena Gorlin nos presenta herramientas y formas en las que establezcamos conexiones cada vez más profundas con aquellas personas que celebremos tener en nuestra vida en días como San Valentín.

Como ella lo declara al inicio, el objetivo de su charla es proveer algunas de las mecánicas que ella ha aprendido para crear el tipo de mundo que está lleno de personas que realmente nos reconocen, que nos valoran por las mismas razones que nos valoramos a nosotros, y que son dignas de ser reconocidas y de valoradas de vuelta.

Esta presentación está llena de valiosísimas observaciones, consejos y métodos que nos pueden ayudar a fortalecer y profundizar esas conexiones con otras personas que tanto valoramos, o empezar a buscarlas y desarrollarla, y que no basta ser reconocidas y celebradas en una sola fecha.

A profundizar nuestras conexiones con seres queridos a través de egoísmo mutuo entre nosotros.

Mira ahora la charla completa (en inglés), con útiles ayudas visuales, en YouTube:

Apreciando el "Canto XIV" de «In Memoriam» de Alfred Tennyson

Hoy repasaba, ya con menos esfuerzo para recordar, el poema que me he estado memorizando durante la semana. El Canto XIV del poema largo In Memoriam de Lord Alfred Tennyson en conmemoración de su… querido, amado… cualquier palabra se queda corta para nombrar la inmensa valoración que Tennyson tenía hacia su amigo Arthur Henry Hallam, quien murió en 1833.

17 años después de la muerte de su mejor amigo, Tennyson publicó este poema largo compuesto de 131 cantos plasmando en ellos algunas de las observaciones más agudas y profundas sobre la sublimidad del espíritu humano y de su capacidad de valorar profundamente e intensamente.

Este canto es uno de mis favoritos del poema; que aún estoy por terminar de leer. El poema me lo memoricé en el inglés original del siglo XIX en el que Tennyson lo escribió. Traté de buscar una traducción del mismo, pero ninguna me satisfizo. Así que voy a proceder al canto original, y después a exponer mi apreciación de él.

In Memoriam, Canto XIV

If one should bring me this report,
      That thou hadst touch’d the land to-day,
      And I went down unto the quay,
And found thee lying in the port;

And standing, muffled round with woe, 5
      Should see thy passengers in rank
      Come stepping lightly down the plank,
And beckoning unto those they know;

And if along with these should come
      The man I held as half-divine;
10
      Should strike a sudden hand in mine,
And ask a thousand things of home;

And I should tell him all my pain,
      And how my life had droop’d of late,
      And he should sorrow o’er my state
15
And marvel what possess’d my brain;

And I perceived no touch of change,
      No hint of death in all his frame,
      But found him all in all the same,
I should not feel it to be strange.
20

Como parte de mi apreciación de los poemas siempre elijo mis líneas favoritas e identifico las que más me impactan.

En la línea 10, “The man I held as half-divine” es la declaración de Tennyson del estatus que él le asignaba su mejor amigo en su alma. Lo divino es objeto de nuestra adoración. Si la vida está compuesta por los valores por los que trabajamos en ella, y si nuestra adoración es hacia esa vida y esos valores, el hombre que consideramos medio-divino debe ser el hombre en quien uno ve reflejados sus valores y que merecidamente es objeto de nuestra adoración.

Esa línea habla sobre un hombre en relación a uno. Para mí es la confirmación de lo que uno siente hacia alguien que consideraría mi mejor amigo. Un amigo que se merezca ese título debería apropiadamente ser objeto de nuestra adoración en virtud del inmenso valor que ha traído y que representa para nuestras vidas; como lo expresa en la línea 12.

¿Quiénes son amigos? Cuando pienso en un amigo, pienso en alguien con quien comparto experiencias, a quien le hablo de mi dolor (línea 12) y me acompaña.

Este canto habla sobre la amistad y las cosas que hacen las amistades tan especiales.

Otra de mis líneas favoritas es una con la que me identifico profundamente porque exactamente expresa lo que siento pasa con mis amigos: “And marvel what possess’d my brain” (16). Con mis amigos más queridos siempre nos compartimos ideas sobre nuestro futuro, reflexiones sobre la vida y preguntas que nos inquietan, las exploramos y nos maravillamos ante todos esos pensamientos que poseen la mente del otro.

En la línea 5, “And standing, muffled round with woe,” captura lo que se siente cuando no hemos visto a un amigo por mucho tiempo, o nos volvemos a encontrar después de un viaje, como en el canto, y tenemos mucho que contarnos sobre lo que ha sido de nuestra vida en el tiempo que no nos hemos visto.

Pero uno de los aspectos que más apela a mí de este canto es lo que captura la última estrofa. A un buen amigo uno lo conoce muy bien. Cuando uno conoce muy bien a ese amigo, mientras más uno lo aprecia, menos quiere que algo de él cambie. Uno lo conoce muy bien, y ha elegido mantener esa amistad porque es precisamente el tipo de ser humano con quien quiere ser amigo; uno no quiere algo diferente. Eso es lo que uno esperaría encontrar cuando uno se reúne después de un largo tiempo con esa persona. Y ese sentimiento al encontrarlo igual es justamente lo que expresan las últimas dos líneas. La calmada satisfacción de confirmar lo que se espera: encontrar en esa persona el carácter inmutado por el que una vez elegimos ser su amigo.

He hablado un poco de lo que el canto significa para mí. Eso es lo que la poesía hace para mí, es una pieza que captura en palabras aspectos complejos y profundos de mi realidad interna, de lo que yo he experimentado como amistad. La poesía hace concreto lo que yo de otra forma me costaría mucho o casi imposible de sacar dentro de mí. Una imagen de lo que yo considero un amigo.

Y diría que busco amigos de ese tipo con la misma urgencia con la que busco obras de arte: para llenar de significado a mi vida. Es algo difícil porque para mí esa búsqueda es la búsqueda concreta y urgente de seres en la realidad dignos de mi adoración, dignos de depositar mi confianza y admiración porque me recuerdan de lo bueno en la vida, y me acompañan en mi camino a alcanzarlo.

Esa es exactamente la razón por la que este poema me gusta tanto: me ayuda a tener una visión más clara de mí y de la vida respecto a la amistad para que fuera en el mundo, yo sepa dónde buscar.

*Imagen: Fishermen Returning Near Naples por Ivan Aivazovsky. Por referencia de Lisa VanDamme en su charla: “Falling in Love with Poetry” (Part 1)