Actualización sobre poesía 3.20.20

Quiero compartir aquí el poema que me memoricé la semana pasada.

El poema se titula «To a Young Lady Who Sent Me a Laurel Crown», escrito por uno de mis tres poetas favoritos, John Keats (ya hablaré sobre quienes son los otros en alguna otra ocasión. 🙂

Me divertí mucho repasándolo.

Aquí está, brevemente, el porqué de mi elección de este poema.

Yo estoy fascinado con la cultura antigua de Grecia y Roma. Y me encanta la idea de las personas de esos tiempos docorarse con ramas de laurel.

Yo mismo me hice una ramita con cinco hojas el otro día que no podía evitar derretirme de la ternura cuando vi en Instagram a alguien que en una excursión a Grecia se había comprado una ramita así de metal dorado. La ramita que hice la hice con un pedazo de plato de plástico cubierto con papel de aluminio y pegado con silicón. (Ahora no tengo teléfono para tomarle una foto pero cuando tenga lo haré y lo compartiré aquí). Y es un pequeño pedazo de manualidad que absolutamente adoro y que espero algún día encontrar una ocasión oportuna para poder lucirlo yo mismo. (De hecho he fantasiado con tal vez aprender a forjar por mí mismo en metal una ramita así algun día; ¡eso sería tan cool!)

Entonces lo que Keats expresa en este poema resuena conmigo con mi ramita de laurel plateada: El orgullo que el laurel representa en la cabeza de uno que quiere ver concretizado material y simbólicamente de alguna forma esa admiración propia hacia uno.

*desde mi memoria*

Fresh morning gusts have blown away all fear
From my glad bossom now, from gloominess
I mount for ever not an atom less
Than the proud laurel shall content my bier.
No! By the eternal stars! or why sit here
In the Sun’s eye and ‘gainst my temples press
Apolo’s very leaves woven to bless
By thy white fingers and thy spirit clear.
Lo! Who dares say, “Do this”? Who dares call down
My will from its high purpose? Who say, “Stand”
Or “Go”? This very moment I would frown
On abject Caesars
not the stoutest band
Of mailed heroes should tear off my crown
Yet would I kneel and kiss thy gentle hand.

—John Keats

La poesía de Keats es una instancia de la poesía que es mi favorita como lo decía en mi post de ayer: ‘poesía que, con las palabras sobre los fenómenos más concretos, expresan los sentimientos y la ideas más abstractas, y de una forma estilizada y regular’.

El arte en mi vida

En los últimos años he estado buscando inmergirme más en el arte. El arte es una de mis principales fuentes de inspiración y de disfrute.

En el arte encuentro experiencias de vida en las que me descubro a mí mismo y descubro nuevas posibilidades a las cuales aspirar en cuanto a mi carácter moral y en cuanto a los logros que me son posibles en el mundo.

El arte se ha convertido para mí en imprescindible valor y una profunda necesidad para mi vida.

Así que siempre estoy activamente buscando nuevas obras de arte para aprovechar las nuevas experiencias que estas me traen. Funcionan como porciones de combustible espiritual que dan fuerza para seguir para ser mejor, y para concebir nuevos horizontes.

Las cuatro formas de arte que actualmente más aprovecho son la literatura, la música, el cine/televisión y la poesía.

Con la literatura me aventuro en viajes de introspección y de descubrimiento propio para el modelaje de mi carácter de acuerdo con la visión que yo elijo perseguir gracias a lo que la literatura me presenta. Mi literatura favorita es la que está relacionada con temas épicos, relatos de personas que están en la búsqueda de grandes valores.

Con la música dejo fluir mis sentimientos y traer emociones que en el pasado he sentido a la realidad presente y así sentir el placer de estar vivo y la realidad de mis valores. Mi música favorita es la que expresa un sentido de juventud, del ímpetu por lo bello y lo enérgico.

Con el cine y la televisión, diría que es una mezcla de lo que experimento con la literatura y la música, pero con un énfasis en la contemplación de seres humanos admirables. Seres humanos que luchan por sus valores enfrentando la adversidad de circunstancias interiores o exteriores. Mi género favorito de cine es el romance. Con personajes enamorándose, no por casualidad, por destino o por caprichos arbitrarios, sino por elección, por las virtudes que ven en el otro, por los valores que comparten y en suma, por el sentido de vida con el que conducen su vida y enfrentan el mundo.

Y en la televisión, mis géneros favorito son los del misterio y la aventura. Las historias en las que acompañamos a los personajes en viajes en los que deben aplicar su mente y su mejor habilidad y valentía a sobrepasar retos y alcanzar metas inusuales y admirables.

Y con la poesía, la experiencia que busco y que adoro es la de tener un diálogo conmigo mismo y con la realidad. Contemplar en palabras la belleza y la emoción inexplicables de la experiencia humana y de la relación del ser humano con el mundo. Y es el arte que entre, todos los otros, yo puedo ser el intérprete de las palabras que lo traen a la vida. Mi tipo de poesía favorita es la poesía que, con las palabras sobre los fenómenos más concretos, expresan los sentimientos y la ideas más abstractas, y de una forma estilizada y regular.

Yo pienso que el arte expande la capacidad de nuestro alma para valorar, para sentir, para imaginar y ponernos propósitos, para amar, para alabar para actuar y para persistir y lograr; expande nuestra capacidad para vivir.

No hay nada como el arte. Es la necesidad espiritual sin la que nuestro alma se marchita.

Y si hay quien aún no ha encontrado todo eso en el arte, ojalá se apresure en descubrirlo y descubrir una nueva dimensión de la experiencia humana que exalta y enriquece nuestro ser.


Más adelante quiero compartir y explorar aquí las obras que nos pueden llenar de esa riqueza y capacidad de vivir.

#TB a Hip Hop dance

Hoy, después de muchos años, volví a tener una sesión completa de bailar Hip Hop.

Recuerdo que mi primer acercamiento al Hip Hop fue al empezar la secundaria; a mis doce años, más o menos. En primero básico, unos de mis nuevos compañeros de clase se juntaban en las tardes a bailar Break dance; que es un estilo dentro de la familia del Hip Hop. Durante la primaria la escuela me aburría. Y cuando estaba empezando esa nueva etapa, no esperando mucho de la escuela, cuando conocí a estos nuevos compañeros de clase inmediatamente me llamó la atención que se estaban divirtiendo practicando esta nueva forma de baile.

Entonces me empecé a acercar y a hacerme amigo de ellos. Eventualmente empecé a unirme a sus reuniones en las tardes para aprender “headspins”, “windmills”, “backflips”, “freezes”, “topworks”, “toprocks” y todo tipo de movimientos y trucos que conformaban una sesión de Break dance. Todos nos divertíamos mucho. Cada día yo salía con un pretexto nuevo para pedirle permiso a mi mamá para salir en la tarde. Salía con pretextos porque mi mamá nunca me dejaría juntarme con esos niños que a ella no le agradaban para ir a bailar un baile de la calle.

Las clases, siendo terriblemente aburridas y en lo absoluto inspiradoras, perdían mi interés en favor de esas reuniones en las tardes para ir a bailar Break dance; así fue como reprobé primero básico. 🙂

Con ese pasatiempo mío empecé a hacer amigos con quienes compartía intereses y actividades que me traían alegría. En un mundo en el que hacía todo lo que mis papás quería que hicieran, que actuara como me decían en la escuela dominical que actuara, y en el que encontraba pocas cosas o amigos a mi alrededor que me inspiraran y me acompañaran en aventuras, el Break dance fue mi oportunidad de ‘hacer con mi cuerpo lo que quisiera’. Con esa danza usaba energías que tenía que estaban esperando ser liberadas.

Con el tiempo, preocupándome más porque este pasatiempo mío afectaba mis resultados en la escuela, fui dejándolo. Aunque nunca lo dejé por completo, a veces iba a visitar a mis amigos y pasar un tiempo con ellos practicando algunas cosas.

Algo que definitivamente no dejé fue la música. Los “breakbeats” se convirtieron en el primer género de música que me llamó la atención. Ese es el nombre que le dábamos a la música con la que bailábamos. Que son pistas principalmente basadas en Funk y que frecuentemente se acercaban al Soul, R&B, DnB y a veces a la Salsa. Mi gusto por el Soul, el Funk, el R&B y el Drum n’ Bass quedó. Hasta la fecha lo sigo escuchando y me sigue recordando mis tiempos de breakdancer. Esta es una playlist de mis pistas favoritas.

Hoy, mi buena amiga del MPC Valeria Rosito, quien se está especializando en danza me invitó a su clase de Hip Hop. Fue una experiencia rejuvenecedora y muy alegre.

La última vez que bailé un poco de Hip Hop fue en mi último “MPCafé” del MPC. Y algunos movimientos nunca se me han olvidado y a veces los hago sólo por diversión. Pero esta fue una sesión completa en la que bailamos un poco de “House” que es una de las bases de para los estilos de baile de Hip Hop.

Los participantes de la clase la pasamos muy bien. La clase tomó lugar en Arte Proyecto, Fontabella, zona 10. En donde nuestra instructora, Carmen Oliva nos dirigió por unos minutos de calentamiento, y después por unas lecciones de pasos individuales, uno por uno para después darlos juntos y bailar una rutina corta que los integraba todos.

La instructora nos explicaba cómo se hacían los pasos y nos enseñaba cómo esos pasos conformaban la rutina y cómo lo que hacíamos era Hip Hop. Definitivamente volvería a tomar clases de Hip Hop con ella.

Así que mi experiencia de hoy fue muy satisfactoria y me recordó a los tiempos en los que usaba todas mis energías controlando mi cuerpo siguiendo el ritmo de la música en expresiones de alegría y de re-afirmación de mi capacidad de controlar mi cuerpo deliberadamente para mi disfrute y felicidad.

¡Gracias Valeria Rosito y Carmen Oliva por recordarme de todo eso hoy!


Foto después de la clase:

Apreciando el “Canto XIV” de «In Memoriam» de Alfred Tennyson

Hoy repasaba, ya con menos esfuerzo para recordar, el poema que me he estado memorizando durante la semana. El Canto XIV del poema largo In Memoriam de Lord Alfred Tennyson en conmemoración de su… querido, amado… cualquier palabra se queda corta para nombrar la inmensa valoración que Tennyson tenía hacia su amigo Arthur Henry Hallam, quien murió en 1833.

17 años después de la muerte de su mejor amigo, Tennyson publicó este poema largo compuesto de 131 cantos plasmando en ellos algunas de las observaciones más agudas y profundas sobre la sublimidad del espíritu humano y de su capacidad de valorar profundamente e intensamente.

Este canto es uno de mis favoritos del poema; que aún estoy por terminar de leer. El poema me lo memoricé en el inglés original del siglo XIX en el que Tennyson lo escribió. Traté de buscar una traducción del mismo, pero ninguna me satisfizo. Así que voy a proceder al canto original, y después a exponer mi apreciación de él.

In Memoriam, Canto XIV

If one should bring me this report,
      That thou hadst touch’d the land to-day,
      And I went down unto the quay,
And found thee lying in the port;

And standing, muffled round with woe, 5
      Should see thy passengers in rank
      Come stepping lightly down the plank,
And beckoning unto those they know;

And if along with these should come
      The man I held as half-divine;
10
      Should strike a sudden hand in mine,
And ask a thousand things of home;

And I should tell him all my pain,
      And how my life had droop’d of late,
      And he should sorrow o’er my state
15
And marvel what possess’d my brain;

And I perceived no touch of change,
      No hint of death in all his frame,
      But found him all in all the same,
I should not feel it to be strange.
20

Como parte de mi apreciación de los poemas siempre elijo mis líneas favoritas e identifico las que más me impactan.

En la línea 10, “The man I held as half-divine” es la declaración de Tennyson del estatus que él le asignaba su mejor amigo en su alma. Lo divino es objeto de nuestra adoración. Si la vida está compuesta por los valores por los que trabajamos en ella, y si nuestra adoración es hacia esa vida y esos valores, el hombre que consideramos medio-divino debe ser el hombre en quien uno ve reflejados sus valores y que merecidamente es objeto de nuestra adoración.

Esa línea habla sobre un hombre en relación a uno. Para mí es la confirmación de lo que uno siente hacia alguien que consideraría mi mejor amigo. Un amigo que se merezca ese título debería apropiadamente ser objeto de nuestra adoración en virtud del inmenso valor que ha traído y que representa para nuestras vidas; como lo expresa en la línea 12.

¿Quiénes son amigos? Cuando pienso en un amigo, pienso en alguien con quien comparto experiencias, a quien le hablo de mi dolor (línea 12) y me acompaña.

Este canto habla sobre la amistad y las cosas que hacen las amistades tan especiales.

Otra de mis líneas favoritas es una con la que me identifico profundamente porque exactamente expresa lo que siento pasa con mis amigos: “And marvel what possess’d my brain” (16). Con mis amigos más queridos siempre nos compartimos ideas sobre nuestro futuro, reflexiones sobre la vida y preguntas que nos inquietan, las exploramos y nos maravillamos ante todos esos pensamientos que poseen la mente del otro.

En la línea 5, “And standing, muffled round with woe,” captura lo que se siente cuando no hemos visto a un amigo por mucho tiempo, o nos volvemos a encontrar después de un viaje, como en el canto, y tenemos mucho que contarnos sobre lo que ha sido de nuestra vida en el tiempo que no nos hemos visto.

Pero uno de los aspectos que más apela a mí de este canto es lo que captura la última estrofa. A un buen amigo uno lo conoce muy bien. Cuando uno conoce muy bien a ese amigo, mientras más uno lo aprecia, menos quiere que algo de él cambie. Uno lo conoce muy bien, y ha elegido mantener esa amistad porque es precisamente el tipo de ser humano con quien quiere ser amigo; uno no quiere algo diferente. Eso es lo que uno esperaría encontrar cuando uno se reúne después de un largo tiempo con esa persona. Y ese sentimiento al encontrarlo igual es justamente lo que expresan las últimas dos líneas. La calmada satisfacción de confirmar lo que se espera: encontrar en esa persona el carácter inmutado por el que una vez elegimos ser su amigo.

He hablado un poco de lo que el canto significa para mí. Eso es lo que la poesía hace para mí, es una pieza que captura en palabras aspectos complejos y profundos de mi realidad interna, de lo que yo he experimentado como amistad. La poesía hace concreto lo que yo de otra forma me costaría mucho o casi imposible de sacar dentro de mí. Una imagen de lo que yo considero un amigo.

Y diría que busco amigos de ese tipo con la misma urgencia con la que busco obras de arte: para llenar de significado a mi vida. Es algo difícil porque para mí esa búsqueda es la búsqueda concreta y urgente de seres en la realidad dignos de mi adoración, dignos de depositar mi confianza y admiración porque me recuerdan de lo bueno en la vida, y me acompañan en mi camino a alcanzarlo.

Esa es exactamente la razón por la que este poema me gusta tanto: me ayuda a tener una visión más clara de mí y de la vida respecto a la amistad para que fuera en el mundo, yo sepa dónde buscar.

*Imagen: Fishermen Returning Near Naples por Ivan Aivazovsky. Por referencia de Lisa VanDamme en su charla: “Falling in Love with Poetry” (Part 1)

La humanidad heroica en Mass Effect

*Éste artículo no contiene spoilers de la trama del juego.

Mass Effect es una serie de videojuegos de acción ambientada en un futuro en el que el ser humano ha alcanzado el viaje interestelar encontrando que él no es el único ser con consciencia en el universo. El estado de la humanidad en el juego es presentado como el desarrollo que se da a partir de avances que representan logros humanos resultado de cualidades distintivamente humanas. El juego presenta un universo en el que la humanidad prospera movida por logros heroicos de sus miembros.

A continuación daré una breve indicación de cómo el juego presenta esa visión de la humanidad.

El argumento básico del juego es que él debe tomar el rol del protagonista de la historia. El protagonista, el agente especial Shepard es un humano que se gana el título de ‘espectro’. Un título reservado para los pocos soldados más especializados y capaces de la galaxia. Shepard (el personaje del jugador) puede tener distintos orígenes. El jugador decide cuál darle. Cuando lo jugué, el origen de mi personaje nació en 2154 en la tierra el planeta que 85 años antes había dejado de ser el único hogar de los humanos. Los humanos habían establecido su primera colonia en la luna, justo 100 años después de que Neil Armstrong fuera el primer hombre en pisar su superficie por primera vez.

El avance tecnológico y científico de la humanidad desde entonces la llevaría a un punto que causaría que el curso de su historia tomase una vía hasta entonces solo imaginada por los humanos. En la historia oficial del videojuego ese evento fue el descubrimiento de las ruinas de un puesto de avanzada alienígena antiguo que incluyó las pistas de información que llevó al hallazgo de una pieza masiva de tecnología que permitía viajar años luz en instantes. Aunque el salto a las estrellas es impulsado por el hallazgo de esas ruinas alienígenas, el desarrollo histórico que el juego plantea de la humanidad. Cada suceso trata de individuos usando su mente para resolver problemas y emprendiendo proyectos grandes para realizar su visión de una humanidad que conquiste las estrellas

Los seres humanos se encuentran con una galaxia llena de planetas llenos de recursos y fenómenos por descubrir y explorar. Pero que también eran habitados por seres de otras especies que habían utilizado estos mismos recursos para edificar ciudades enteras para acoger sus civilizaciones. El curso de acción que tomaran los seres humanos, entonces, ahora tenía que tomar en cuenta la existencia de un gobierno galáctico constituido milenios antes que se encargaba de ofrecer, en primer lugar, mediación pacífica entre las especies de la galaxia.

Cónsules de este gobierno fueron quienes evitaron que hubiera una guerra de escala total entre los Turianos y los humanos, cuando estos primeros fueron la primera especie con la que los humanos tuvieron su primer contacto alienígena. La inevitable incorporación de la sociedad humana a la sociedad galáctica fue una en la que la humanidad consiguió rápidamente ser tomada en cuenta una embajada en la ciudad oficial galáctica, y un representante en el consejo galáctico. Estos logros políticos solo fueron posibles gracias a la demostración de los humanos del poder que tenían para descubrir, producir, liderar y luchar para florecer en una galaxia dura azotada por guerras y otras amenazas constantes a la paz en la vía láctea.

Una de esas demostraciones fue el comandante Shepard, que por medio de las acciones y decisiones que toma en las misiones (que el jugador sigue a través del juego) prueba ser la concretización de la valentía, ingenio, benevolencia y liderazgo del que los seres humanos pueden ser capaces.

La historia del juego no es sólo una serie de sucesos en los que se muestran avances y hazañas sin ninguna explicación o desarrollo aparente. El énfasis no es en el estado concreto de la humanidad en determinado momento. El juego se enfoca en mostrar el tipo de acciones y el tipo de cualidades humanas que trascienden épocas y condiciones concretas.

Así Mass Effect es una celebración de la humanidad, y su naturaleza que en su estado no corrompido es el ‘capax omnium’ del que Aristóteles hablaba, ese ‘ser que es capaz de todo’. Que es capaz de dominar la tecnología para llevar a cabo grandes proyectos, capaz de desarrollar y crecer en un ambiente hostil y manteniendo su autoestima, capaz de defenderse ante amenazas galácticas; capaz de florecer.

*Imágen tomada de: https://www.origin.com/mex/en-us/store/mass-effect/mass-effect-3